Milano negro pescando en Los Arroyos, El Escorial.

24 de abril de 2019

La Lavandera boyera

La Lavandera boyera es la más vistosa de las tres especies que hay en España: Blanca, Cascadeña y la que nos ocupa en esta entrada, la boyera.

Se trata de una de las aves españolas que muestra mayor variabilidad en el plumaje. Además de la raza ibérica, en nuestro país se ha detectado la presencia en paso de otras cinco subespecies más, así como de algunos híbridos. Estas solo se distinguen observando atentamente el color de la cabeza de los machos. La raza ibérica tiene la cabeza de color grisáceo y es ave estival que llega a la Península en los últimos días de marzo y durante todo el mes de abril desde sus cuarteles de invierno en el Sahel, y parte hacia ellos, en los meses de septiembre y octubre. Efectúa sus migraciones en pequeños bandos y generalmente suelen viajar de día.


Un buen número de Lavanderas boyeras de otros países europeos, pertenecientes a otras subespecies, también atraviesan el país en ambos pasos. La que cría mayoritariamente en España, la iberiae, es la más compacta, verdosa y colicorta. Exhibe dorso y obispillo de color verde oliva, alas plegadas con plumas negras orladas en blanco, y partes inferiores muy amarillas. Posee cola larga y negra, con plumas externas blancas, y patas y pico negros. La cabeza es gris azulada, con garganta y ceja blancas, y regiones ocular y auricular oscuras. Los machos de otras razas se diferencian por las siguientes características: flava tiene garganta amarilla y zona auricular más clara, flavissima luce ceja amarilla y cabeza verdosa; cinereocapilla presenta ceja muy reducida o ausente; thunbergi muestra garganta amarilla y cabeza gris pizarra sin ceja; y feldegg es como la anterior, pero con la cabeza negra.


Está asociada a las zonas abiertas húmedas, como prados y pastizales encharcados, marismas, áreas palustres, estuarios, saladares, cultivos de regadío, arroyos entre secanos y arrozales. Prefiere las llanuras a los terrenos montañosos.

19 de abril de 2019

En marcha una nueva generación de Cernícalos vulgares

Estamos en plena época de pensar en las generaciones futuras, el campo es un hervidero de pasiones donde todos se dedican a perpetuar sus especie.

Este es el caso de esta pareja, que hoy traigo al blog, unos Cernícalos Vulgares, habitantes ya habituales de la Laguna de El Oso, llevan varios años cumpliendo con su responsabilidad de mantener en lo alto las cifras de reproducción de su especie.


El cernícalo es una rapaz diurna y fácil de ver. Al cazar, el cernícalo permanece estacionario en el aire, inmóvil, esperando ver alguna presa y se precipita en picado hacia ella cuando la ve.


Afortunadamente esta especie se esta recuperando, tras pasar por épocas muy complicadas por la presión de la caza y los peligros de la agricultura extensiva. Hoy vuelve a cernirse en nuestros cielos, Espero que esta recuperación sea definitiva.


Su hábitat del Cernícalo Vulgar es el campo abierto, las plantaciones de cereal y los matorrales. Sus presas favoritas suelen ser pequeños mamíferos, especialmente roedores, son grandes aliados contra las plagas de estos en el campo y sus catastróficas consecuencia para las cosechas. También se alimentan de pequeños pájaros, reptiles, grandes insectos, gusanos y ranas, etc....

17 de abril de 2019

Los Milanos negros vuelven de África

Las últimas semanas han vuelto los Milanos negros de su invernada en la África subsahariana. Son habituales de nuestros campos y pueblos, abundantes, es una de las especias que mejor se está adaptando al cambio climático. Es oportunista y adaptable en cuanto alimentación y lugar de cría.


Suele anidar en los riscos de las montañas y pone de uno a cinco huevos que tardarán en eclosionar unos treinta días aproximadamente. En unas semanas, veremos a los jóvenes empezar a acompañar a los progenitores y prepararse para su primera inmigración a principios de Octubre, cuando cruzarán toda la península, el Estrecho de Gibraltar y volverán a sus cuarteles de invierno en África.


El Milano negro se alimenta de casi todo: desde insectos o topillos, animales muertos y atropellados en las carreteras, o peces moribundos en las zonas de agua. Y sus grandes despensas: basureros, muladares, granjas y mataderos...

15 de abril de 2019

Limícolas en las playas de Cadiz

En un viaje a costa Atlántica de Cádiz, pude visitar varias playas en busca de limícolas. La apuesta resultó muy gratificante y pude fotografiar gran número de especies y contemplar gran cantidad de ellas alimentándose de los crustáceos aprovechando los momentos de la bajamar.

 Correlimos tridáctilo
Visite varias playas en Doñana, Chiclana, Puerto de Santa María, etc... Sin ser exhaustivo voy a relacionar alguna de las especies contempladas o fotografiadas: Ostrero euroasiático, Chorlito gris, Chorlitejo patinegro, Chorlitejo grande, Zarapito trinador, Zarapito real, Aguja colipinta, Vuelvepiedras común, Correlimos zarapitín, Correlimos tridáctilo, Correlimos común, Correlimos menudo, Archibebe oscuro, Archibebe claro, Archibebe común…

Aguja colipinta
A continuación incluyo algunas imágenes de estas bellas limícolas: