Milano negro pescando en Los Arroyos, El Escorial.

7 de marzo de 2021

Se adelanta la primavera en la Sierra de Madrid

Los Somormujos lavanco inician el ciclo de la vida.


Estos días empiezan las escenas de cortejo por parte de los Somormujo lavanco en el Pantano de Santillana en la sierra madrileña de GuadarramaLa población de esta especie en este pantano ha ido creciendo en los últimos años, hemos llegado a contar por encima de las 200 aves, y es zona de cría ya habitual y permanente que va ampliando la población año tras año.



El somormujo lavanco (Podiceps cristatus) es una especie de ave podicipediforme de la familia Podicipedidae, la mayor y más vistosa de esta. Mide de 46 a 51 cm de largo, con una envergadura alar de entre 59 y 73 cm y un peso de 0,9 a 1,5 kg. Ambos sexos tienen un aspecto similar. Los adultos son inconfundibles en la época reproductiva por la decoración de su cabeza y su largo cuello. El plumaje de reproducción presenta mejillas de color leonado y cresta negra.


Se alimentan principalmente de peces, aunque también consume crustáceos, insectos y pequeños anfibios, que capturan sumergiéndose en el agua.


Es bastante común en España, en lagos, embalses y grandes ríos, sobre todo si tienen en sus orillas cuentan con carrizales. Las parejas reproductoras son muy territoriales y defienden su territorio y a su pareja en continuas peleas muy vistosas…


La parada nupcial del somormujo lavanco resulta muy llamativa. Las parejas bailan y se contonean mientras nadan, realizando bonitos y rítmicos movimientos con la cabeza, erizan sus moños y sus golas enfrentados el uno al otro, imitando muchas veces los movimientos del otro. En la fase final, se alzan pecho contra pecho sosteniendo en el pico plantas acuáticas que han arrancado del fondo.



 Construyen el nido junto o encima del agua con la vegetación ribereña. Las puestas pueden comenzar en marzo y las últimas en la primera quincena de septiembre. Generalmente ponen dos huevos. Los pollos tienen el cuerpo parduzco con la cabeza y el cuello listado en blanco y negro. Aunque los pequeños somormujo nadan desde que nacen, con frecuencia son transportados en la espalda de sus progenitores, suben al dorso de sus padres y se ocultan bajo las plumas de sus alas, para evitar a los depredadores. Cuando hay varios que atender, los polluelos se reparten entre los dos miembros de la pareja.

A continuación, incorporo a esta entrada fotografías de estas aves, todas del Pantano de Santillana. Son de este año y del pasado con el fin de recoger todo su ciclo de vida.

La parada nupcial





















Defendiendo el territorio






Iniciando el ciclo de la vida











Preparando el nido











En el nido




















Alimentado y cuidando a los pequeños

























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Descubriendo la naturaleza. Puede comentar sobre las entradas y las fotografías publicadas.